¿Futuro de la economía en Chile?

Dr. Héctor Varas M.

Los últimos acontecimientos en Chile se han manifestado claramente sobre la inmigración ilegal, el nombramiento de las personas que ocuparán los puestos en los ministerios y subsecretarías del próximo gobierno y la nominación reciente de la presidencia del Banco Central.

No obstante de ser estos temas importantes, también los medios han difundido los avances de las comisiones de la Convención Constituyente, y llama la atención la votación en la Comisión de Medio Ambiente y Modelo Económico, acerca de las iniciativas para perfilar el modelo económico donde se rechazó la propuesta “consagrar el derecho a la libre competencia económica y empresarial, y promover la competencia”.  Además, esta iniciativa se complementa con el derecho a desarrollar cualquier actividad económica, “teniendo como limites la moral, el orden público, la seguridad nacional, el desarrollo sostenible; y que esta pueda ser regulada por ley”. Adicionalmente, se rechazó “La economía de Chile tendrá su base en los principios de la Economía Social de Mercado”.

Inmediatamente surge la consulta, ¿cuáles van a ser los principios constitucionales  que van a regir las actividades económicas del país?,  y por lo visto, la discusión se centra en el rol del estado subsidiario vs uno benefactor, y que la mayor parte de los constituyentes de esta Comisión proponen  un modelo que asegura el “buen vivir” donde el Estado garantice las actividades económicas y empresariales «con el límite de las condiciones previstas en esta Constitución y las leyes, debiendo éstas ser establecidas en conformidad a la función social y ecológica de la propiedad y los derechos de los pueblos indígenas, la protección de los derechos humanos y de la Naturaleza, la seguridad e integridad del territorio del Estado y la salud pública».

La redacción de este principio es bastante restrictiva para generar actividad económica y cuya aplicación requiere aclaraciones concretas acerca de los alcances de derechos de pueblos indígenas, protección de derechos humanos y naturaleza, función social y ecológica de la propiedad, entre otros.

Para lograr una eficiencia en la asignación de recursos económicos es esencial la libre competencia, la inversión, el emprendimiento, y en consecuencia el derecho a la propiedad privada tanto de aspectos relacionados con: la innovación, propiedad intelectual, bienes y servicios, con las  regulaciones de leyes específicas que pueden asegurar el “buen vivir” de la sociedad chilena.



 

 

Deja una respuesta