Seriedad y Autonomía del Banco Central

 Dr. Héctor Varas M.

La última semana el Banco Central dio a conocer su decisión de aumentar la tasa de interés de política monetaria, aumentándola a 1,5%, duplicándola desde su última intervención. El mensaje ha sido claro que frente al aumento de precios que ha tenido el país, el Banco Central continuará actuando para corregir el desequilibrio que presenta la economía, la demanda agregada está excedida respecto de la oferta agregada debido al aumento del gasto fiscal y los retiros de los fondos de pensiones, a pesar de que el índice de actividad económica mensual ha tenido altas tasas de crecimiento, no ha sido lo suficiente para contrarrestar el aumento de la demanda.

Han surgido comentarios de sectores políticos acerca de la medida del Banco Central que no sería adecuada dada las circunstancias que vive el país, pero lo relevante es saber que cuando la entidad emisora es constitucionalmente autónoma y tiene definido su rol como controladora de la inflación y velar por el equilibrio de la balanza de pagos, asegura que cumple su misión más allá de las presiones políticas que puedan existir.

Esto implica que el Banco Central aplicará una política monetaria restrictiva si el aumento del gasto público presiona sobre el sistema de precio, aumentando la tasa de interés desincentivando el consumo y la inversión, invitando a ahorrar. De esta manera está protegiendo a los sectores de menores ingresos donde la canasta básica de consumo posee una importancia relativa superior a sectores de altos ingresos.

Si las políticas del gasto fiscal conducen a potenciar el empleo, podrá mitigar el efecto del aumento de la tasa de interés que podría retrasar el aumento de mayores fuentes de puestos de trabajo, es de esperar que así sea; y que el mejoramiento de la actividad económica tenga una consecuencia de aumento del empleo de carácter estable y permanente, para ir normalizando la actividad económica del país en la medida que se vayan mitigando los efectos de la pandemia en los próximos meses.

Las proyecciones del Banco Central de inflación no consideran más retiros de fondos de pensiones y se espera que los parlamentarios actúen en consecuencia, y dejen un afán populista que los ha caracterizado en los últimos meses por el bien del país. Por otra parte, que la Convención Constituyente valore la importancia de contar con un Banco Central autónomo, y que esta autonomía sea extensible a otras instituciones cuyas nominaciones de puestos no dependan de los gobiernos de turno.

Deja una respuesta