¿Chile sin TLC?

 Dr. Héctor Varas M.

Desde hace meses se ha escuchado o leído “Chile sin TLC”, sin tratados de libre comercio, aludiendo que el Estado de Chile puede ser demandado al no cumplir las condiciones con empresas extranjeras para obtener utilidades que invierten en el país, y que deberían no continuarse firmando y ratificando este tipo de tratados con otros países como el Tratado Transpacífico de TPP-11 y en el proceso próximo de renovación de tratados con Europa.

Por otra parte, una de las razones fundamentales que busca el movimiento de “Chile sin TLC” señala que los tratados de libre comercio obstaculizarían el proceso de modificar el sistema de fondos de pensiones a uno de reparto, porque las empresas internacionales que son propietarias de administradoras de fondos de pensiones o seguros de renta vitalicia podrían demandar al Estado de Chile. Como también aquellas que podrían defender su propiedad intelectual amparadas por patentes, como el caso de medicamentos proveniente de esfuerzos de la inversión de investigación y desarrollo, lo que es totalmente legítimo para el avance de procesos de innovación y emprendimiento para todo tipo de empresas nacionales o extranjeras.

Si bien es cierto, que Chile puede mejorar los tratados de libre comercio en todos sus artículos en sus procesos de renegociación, es necesario considerar que el país posee una economía extremadamente pequeña con relación al resto del mundo, en términos de PIB y tamaño de población. Esta es una limitante para que empresas puedan instalar fábricas de gran tamaño de producción para lograr una eficiencia económica competitiva solo para satisfacer solo un mercado de 18 millones de habitantes, bajo un contexto de economía que tendría que enfrentar aranceles más altos en los mercados de destinos de sus exportaciones en un “Chile sin TLC”, si quisieran obtener beneficios a partir de sus ventajas productivas.

El slogan “Chile sin TLC”, podría implicar aumentar aranceles a las importaciones, la población total de Chile sería la más afectada por que aumentaría los precios de los bienes como alimentos, medicamentos, electrónicos, eléctricos, automóviles, entre otros. Y solo beneficiaría a algunos sectores productivos que sustituirían importaciones, lo que no estaría sustentando en las ventajas productivas, incrementando el empleo a un número limitado de personas que trabajarían en este tipo de industria, aumentando el costo en general para la sociedad chilena con ineficiencia y pérdida de competitividad.

Deja una respuesta