Elección de Gobernador Regional

Dr. Héctor Varas M.

En el último proceso eleccionario de este domingo 13 de junio, ocurrió lo que se venía observando la reducida participación progresiva de la ciudadanía de la Región de Tarapacá en las elecciones, desde el plebiscito para definir la opción de modificar la Constitución Política, 45,03%, para la elección de alcaldes, concejales, constituyentes y primera vuelta de gobernadores,37,1%, y para la segunda vuelta de gobernadores un 13,26%.   

Esto puede generar una serie de hipótesis desde el punto de vista político, que aquellos electores que no se sentían representados por los candidatos no hayan acudido a las urnas. Pero, resulta curioso que en el balotaje los candidatos hayan obtenidos menos voto que en la primera elección. Pareciera que las elecciones complementarias de otras autoridades en la elección del 15 y 16 de mayo atrajo a más electores.

No obstante, Este domingo constituyó un gran paso histórico, elegir al gobernador de cada región en una segunda vuelta entre las dos primeras mayorías para los candidatos que no lograron el 40 % de los votos del electorado

Para las regiones es un gran paso poder elegir sus propios gobernadores para avanzar en la descentralización regional, un proceso que se inició con la división territorial en regiones en la década de los setenta, y con el regreso de la democracia existió la elección indirecta, mediante los votos de concejales, para seleccionar a los consejeros regionales. Posteriormente, la elección directa de los consejeros a partir del 2013 que pudieron elegir a su propio Presidente del Consejo a partir de 2014.

Desde el 14 de julio de 2021, expirará el cargo de Intendente, que será sustituido por un Delegado Presidencial regional que le competerá la coordinación, supervigilancia o fiscalización de los servicios públicos que se relacionan con el Presidente de la República.  El Gobernador Regional será el ejecutivo que presidirá el consejo regional que coordinará las funciones con el resto de los órganos y servicios públicos en su ámbito regional.

Si bien la elección de Gobernador Regional es un paso importante de descentralización, aún falta el proceso de desconcentración de recursos que se invierte en regiones, dado que mucho de ellos seguirán definiéndose mediante ministerios desde la administración central. Existe la esperanza que Las competencias a lograr permitirá adquirir este proceso de mayor autonomía regional para que logren aumentar su participación en la aplicación del presupuesto fiscal.

Deja una respuesta