Efectos Socioeconómico en las familias por COVID

 Dr. Héctor Varas M.

Desde que se inició la pandemia se tomaron medidas de cuarentena afectando a los ingresos de las familias con medidas de términos de contrato o disminución de remuneraciones, se ha tenido un efecto directo en la pérdida de bienestar de las personas, mermando los niveles de desarrollo alcanzado por Chile en años anteriores. Con acuerdo a la encuesta social COVID – 19 del Ministerio de Desarrollo Social tomadas en julio, noviembre – diciembre 2020, se destacan los siguientes resultados:

El 47,5% experimentó reducción de días y/o horas de trabajo, el 22% tuvo disminución de sus ventas, 5,8% tiene nuevo trabajo con menores ingresos, 8,4% pactó con el empleador menores salarios y al 1,9% el empleador no ha pagado o ha sido retribuido menos de lo pactado.

La pérdida de ingresos distribuidas en hogares por quintil registra lo siguiente: Para el primero 55%, segundo 58,4%, tercero 51,2%, cuarto 46,46% y quinto 36,8%. De esta manera el 48,9% de los hogares percibe pérdidas de ingresos y el 31% de las familias manifiestan que sus ingresos no les permiten cubrir sus necesidades, en otras palabras, las limitaciones de movimiento de las personas de un lugar a otro, la distancia social ha tenido un efecto socioeconómico negativo en la población del país.

La encuesta ha tenido como propósito de diagnosticar la situación socioeconómica de los hogares derivada de la emergencia por COVID 19 y se ha detectado que han existido movimientos entre los quintiles respecto a lo que existía en 2019.Se destaca el hecho que las familias que estaban en los quintiles II, III, IV y V, han disminuido de quintil el 45,7%, 51,2% y 53,2%, 33,4%, respectivamente. No obstante, algunas familias han logrado aumentar de quintil entre el 13,5% y 26,6%, donde el primer quintil uno tiene el mayor porcentaje y al cuarto quintil le corresponde el menor porcentaje. Se deduce por lo tanto que gran parte de las familias han experimentado una disminución de sus ingresos, empeorando sus niveles socioeconómicos.

Si se analiza la empleabilidad de las personas por quintil, se puede apreciar que el menor empleo se registra en el primer quintil con 34,9%, el segundo con 40,5%, el tercero con 46,1% y el quinto con 66,8%. Si se considera entre hombres y mujeres, los primero poseen un 56,8% y las segundas 40,5% de empleabilidad. Estas cifras son superiores a las de julio, pero aún menores a las existentes en 2019, antes de la pandemia.

Deja una respuesta