Crecimiento 2021

 Dr. Héctor Varas M.

El crecimiento de Chile para el año 2021 ha sido pronosticado por medio de diversas expectativas de instituciones nacionales públicas y privadas y también por diversos economistas, que poseen un rango cuya tasa óptima estaría cercana del 7%, considerando que la caída del producto interno bruto del año 2020, en cifras preliminares fue de 5,8 %. Por lo tanto, la medición base del Producto Interno Bruto (PIB) es bastante baja y desde allí se puede comprender que se espera una tasa relativamente alta.

No obstante, es necesario considerar que el aumento de la inversión fue del 19,8 en términos nominales del PIB 2020, es decir, esto da una claridad relativa en cuánto a la capacidad de crecimiento que tendría el país para el presente año y los venideros.

La mayoría de las proyecciones que estiman crecimiento entre 5,5 % y 7%, se excluyen los potenciales efectos que podrían existir por la pandemia, en especial lo que se refiere las variantes que se han generado del Corona virus Sars Cov 2, y sus respectivos  virus migrantes,  de las cuales aún no existe certeza científica que las diversas vacunas que se han logrado generar por medio de las empresas de laboratorios química farmacéuticas, algunas con apoyo de universidades, sean efectivas respecto de los virus que han mutados.

Se tiene la esperanza que gran parte de las vacunas tengan algún grado de efectividad, y en el caso de Chile que es el tercer país del mundo que más ha inoculado en forma proporcional a su población, junto a los Emiratos Árabes e Israel, puedan lograr rápidamente su reactivación económica si se hace efectivo el efecto rebaño, lo que permitiría proyectar hasta un 7 % de crecimiento.

Para el caso de la Región de Tarapacá cuyo comercio internacional, especialmente derivado de Zona Franca disminuyó un 23% el 2020, se mantiene incierto su movimiento, dado que los países compradores vecinos, no presentan un sistema organizado y metódico de vacunas en comparación a Chile, y es posible que las reexpediciones se vayan reactivando en forma más lentas que las ventas a zona franca de extensión y resto del país. Por otra parte, el sector turístico perdió la oportunidad del verano afectando al empleo en gastronomía y hotelería, lo que podría presentar una recuperación durante el segundo semestre de este año. Finalmente, el sector minero continuará con su actividad favorecido por el precio del cobre y sus planes de inversiones.

 

 

Deja una respuesta