China y Tarapacá

Dr. Héctor Varas M.

Para poder evaluar como será el acontecer de los logros económicos para Chile durante el año 2021, además de evaluar los efectos del COVID 19 al interior del país es necesario conocer que ocurre con los principales socios comerciales de Chile, en lo que respecta los efectos de la pandemia y sus respectivas políticas económicas asumidas con la finalidad de superar los efectos negativos que acontecieron en el transcurso del 2020.

La República Popular China es el principal socio comercial de Chile, entre sus características más relevantes destaca como una economía que durante años mantuvo altas tasas de crecimiento y le ha significado que desde 1948 tenía un ingreso per cápita de 49 dólares, al año 2000 alcanzó los US$ 959 y  al año 2018 registraba un valor  levemente superior a los US$ 9.500. Su Producto Interno Bruto ha crecido durante los últimos 20 años con una tendencia exponencial, logrando ocupar el segundo lugar de la economía mundial, después de los EE. UU.

Para la Región de Tarapacá China es muy importante para su comercio internacional porque participa con el 30% del destino de sus exportaciones, entre los años 2012 y 2015 llegó a representar tasas cercanas al 50%, y respecto de las importaciones éstas han fluctuado entre el 4% y 8%, aproximadamente. Por otra parte, si se observa desde el punto de vistas de las adquisiciones que realiza Zona Franca, China posee una participación superior al 40% como proveedor, en los últimos años ha alcanzado a veces tasas del 48 y 49%.

Se estima que China habría sido la única economía del mundo que haya crecido durante el 2020, su crecimiento se estima en 1,8%, según datos parciales de la OCDE, y para el presente año se proyecta que su producto interno bruto aumentará en un 8,0%.

China ha puesto en marcha su décimo cuarto plan quinquenal para los años 2021 a 2025, que tiene como propósito su desarrollo tecnológico, optimizar el modelo de doble circulación que se centra en la circulación a nivel interno, como estrategia para enfrentar los desafíos que les impuso la guerra comercial, para no quedar desabastecidos y asegurar el autoabastecimiento alimentario.

Con acuerdo a las proyecciones y expectativas de sus autoridades, se espera que China alcance para el 2035 un crecimiento semejante a los países desarrollados moderados y para el 2050 ser la principal economía del mundo. Para Tarapacá, China es una verdadera oportunidad de fuentes de actividades comerciales.

 

Iquique, enero 2021

Deja una respuesta