Sentido Común

 

Los próximos días la sociedad chilena deberá definir su futuro constitucional mediante un plebiscito a pesar de no tener las condiciones sanitarias óptimas para su realización, pero al parecer la ansiedad política supera el sentido común del resguardo de la salud de todos los chilenos que irán a sufragar. Y al parecer la impaciencia no permite esperar siendo que aún hay varias comunas en cuarentena y no han podido avanzar en las etapas de mayor liberación de movilidad de las personas, pero el itinerario legalmente está programado.

Existen diversas posturas respecto de la constitución que se desea, unos a partir de cero que tienen como objetivo de eliminar la institucionalidad vigente, bastantes radicales, y otros que poseen las expectativas de la aplicación desde un piso existente, y desde allí mejorar la carta fundamental. Y otros, esperan que el congreso continúe mejorando la Constitución como ha ocurrido hasta ahora.

Chile posee un sistema democrático que costó bastante construirlo y un modelo económico que también su diseño, desarrollo, y optimización ha tomado bastante tiempo, el hecho de lograr un Banco Central autónomo, mercados de valores y capitales, de bienes y servicios, con sus respectivos reguladores ha sido un camino histórico que no se puede desconocer y que debe ser perfeccionado para obtener los mejores logros para la sociedad chilena.

No obstante, han existido manifestaciones explícitas de algunos líderes políticos que hacen referencia a afectar a los alcances logrados y que se interpretan como amenazas a lo obtenido, por ejemplo, estatización: de los fondos de las administradoras de fondos de pensiones, de capital de los grupos económicos, todos recursos invertidos que implican un dinamismo para la economía nacional.

No se debe olvidar que el éxito de la economía chilena se ha logrado con una apertura económica que tiene décadas en proceso de construcción y perfeccionamiento, donde se ha recepcionado inversión extranjera y también se han colocado recursos invertidos en el resto del mundo, Chile es una economía interdependiente, todo este tipo de señales, lo único que causa es la pérdida de la confianza y en la disminución de expectativas de inversión, y su respectivo efecto negativo en el crecimiento y empleo.

Chile necesita una recuperación inmediata de la actividad económica post pandemia, para que pueda lograr un bienestar que las personas necesitan, y las expectativas existentes jugarán un rol fundamental para sus respectivos logros.

Septiembre 07 del 2020

 

Deja una respuesta