Pandemia vs. actividad económica

Se estaba esperando la propagación del Corona Virus COVID 19, llegó fuerte y expansivamente a Chile, similar al comportamiento exponencial de crecimiento de otros países, desde que se conoció el primer caso el 3 de marzo, al lunes 23 de marzo se registraban 746 casos informados y dos fallecidos. Su propagación solo depende del contacto que existan entre las personas contagiadas y el resto de la población, es de esperar que se reduzca la interacción de las personas y que la tendencia de crecimiento no sea similar a la de España o Italia en los próximos días, y en lo posible sea lo más parecido a la contención experimentada en Corea del Sur, que ha ido disminuyendo la tasa de contagio entre los días. Esta diferencia de crecimiento ha incidido en la mortalidad, al día 20 de contagio en España fallecieron 1043, en cambio en Corea del Sur 54 personas.

Las prioridades de política económica frente a la pandemia es suministrar los recursos necesarios a la salud pública, complementado con políticas fiscales que se asocian a las MiPymes, y al mantenimiento del empleo con la sustentación respectiva tanto a las empresas productivas, logísticas y de servicios con la finalidad de que la actividad económica con su respectivo encadenamiento productivo no se interrumpa y así evitar los efectos sobre el bienestar de la población nacional frente a un desabastecimiento generalizado.

La economía chilena es pequeña, debe mantenerse abierta al comercio internacional, depende de sus exportaciones e importaciones, la venta de sus productos exportables y adquisición desde el exterior bienes importados al menor precio posible, y de esta forma mantener la disposición de los bienes que la sociedad chilena necesita.

Tanto las exportaciones como las importaciones implican el 58% del producto interno bruto, si bien el precio del cobre ha disminuido por efectos de la pandemia por la disminución de la demanda, el precio del petróleo – que se importa – también ha caído significativamente. Sin embargo, las empresas mineras podrían disminuir su actividad en función de la velocidad y la cobertura del contagio en recursos humanos claves de estas compañías, en los próximos días, contrayéndose la oferta del mineral, y si China se recupera podrían presionar el precio del cobre hacia el alza.

El resto de las empresas del país también se verán afectadas, por la cuarentena progresiva que deberá enfrentar la fuerza laboral, teniéndose una actividad económica más baja que su potencial productivo normal.

 

 Marzo 21 del 2020

Deja una respuesta