Ley Retiro del 10% de las AFP

 

Después de una semana legislativa intensa el Congreso aprobó la ley para que los afiliados de las AFP puedan hacer el retiro durante un año del 10% de los fondos de pensiones, lo que comenzará a ocurrir desde los primeros días de   agosto si lo solicitan desde el jueves 30 de este mes como lo faculta la ley. Este retiro de recursos de las AFP trae consigo varios efectos macroeconómicos para Chile.

Se sienta precedente que se promulgó una ley sin el análisis técnico riguroso por parte del Estado de Chile, de una iniciativa que se generó en el Congreso y que puede ser observada como una medida interpuesta al poder ejecutivo complementado con carencia de gobernanza, lo que podría implicar una variación en el Rating de la calificación de la deuda en Chile que hoy es A1, considerada como grado medio superior, por Moody’s agencia calificadora de riesgo internacional.

Por otra parte, los fondos que se van a a liquidar en el mercado se relacionan con acciones, bonos del Banco Central y de bancos, depósitos a plazos, entre otros. Cuando se discutía el proyecto de ley, se señalaba que las personas podrían retirar los fondos en un plazo máximo de 30 días, y que en el mercado estos activos financieros se verían afectados en sus precios. Pero, con la ley promulgada se podrá hacer durante un año lo que podría disminuir la presión a la baja- No obstante, el Banco Central ha señalado que actuaría en el mercado comprando activos, disponiendo de US$ 10.800 millones lo que arbitraría el precio hacia una menor volatilidad.

Respecto del uso que harían las personas de los fondos retirados, gran parte de ellos – 60% – lo van a destinar a consumo, especialmente por los sectores de menores ingresos, según la encuesta de la Cámara Nacional de Comercio. Además, este mayor consumo va a tener un impacto favorable en el PIB que se ha estimado en un 3 a 3,5%, y si se ha proyectado una caída cercana del 7% anual, mitigaría la caída cercana a un 4%.

Adicionalmente a lo señalado, existe la posibilidad que una parte de la población de mayores ingresos no lo destinen a consumo, sino que los fondos retirados los inviertan  en la cuenta de Ahorro Previsional Voluntario – APV -, con el consiguiente ahorro de impuesto que implica el ahorrar en esta cuenta, y por este motivo se ha calificado desde el punto de vista tributario como regresivo dado que el retiro de los fondos está exento de impuestos, lo que implica una menor recaudación para el Estado.

 

 Julio 27 del 2020

Deja una respuesta