Itinerario Político

 

Este próximo domingo Chile se pronunciará como en la primera parte de su proceso Constitucional, mediante un plebiscito, que independiente de su resultado existe conciencia que se debe avanzar en este camino para lograr un país más equitativo. En otras palabras, gane la opción de aprobación o rechazo, Chile necesita cambios que signifique asegurar el desarrollo del país.

Existe una serie de desafíos que las futuras autoridades del país les será imperativo buscar las políticas adecuadas que aseguren esa mayor equidad anhelada por la población chilena, buscando las opciones de mayor desarrollo con una alta exigencia de agenda social a cumplir, en un entorno internacional que exige mayor competitividad cumpliendo una serie de normativas que se relacionan con más calidad, mayor resguardo a la propiedad intelectual y medio ambiente.

Por otra parte, Chile deberá buscar las alternativas de mayor crecimiento, buscando las opciones de lograr aumentar el valor agregado con la finalidad de dar mayores oportunidades de integración de la fuerza de trabajo para que se haga partícipe de los beneficios de una economía más solidaria, buscando la generación de la mano de obra más calificada por medio de la educación y la capacitación para consolidar las competencias laborales para el futuro que se aproxima.

El rol de la educación en todos sus niveles no puede pasar desapercibido como actor fundamental de lo que la sociedad necesita, especialmente en lo que se refiere a la calidad de transferencia y creación del conocimiento, asociado a un desarrollo científico  y tecnológico que se oriente a las necesidades de los sectores productivos y servicios de tal forma que asegure esa mayor participación laboral ciudadana en los beneficios de un sistema económico que permita y facilite el desarrollo equitativo de las personas sin distinción alguna de carácter político, credo, etnia, capacidades diferentes,  entre otros aspectos sociales.

Para lograr estos beneficios es necesario que exista un marco de manifestación de los requerimientos políticos en términos pacíficos. La violencia no es democrática en lo absoluto, y los que la justifican simplemente no son democráticos y no creen en el logro de un mejoramiento constitucional en democracia, porque buscan las fuerzas para imponer sus ideas. La gran mayoría de los chilenos han optado por un itinerario democrático y será la voluntad ciudadana que manifestará el camino a seguir.   


Octubre 19 del 2020

Deja una respuesta