Economía de mercado y equidad

 

Actualmente la sociedad chilena deberá definir un nuevo modelo social para resolver sus problemas sociales, según el itinerario que se ha planteado plebiscitariamente y de acuerdo con las aspiraciones o expectativas de la mayoría de los chilenos. Las aspiraciones expresadas por diversos políticos que van desde una sociedad marxista plena a una extremadamente capitalista solo poseen un trasfondo ideológico claramente oportunista,

 

La sociedad chilena debe reconstruir su modelo social, y para lograr el éxito, necesariamente debe apartarse de las ideologías foráneas, la violencia extrema y cesar el ataque hacia sus propios hermanos, signos históricos de cultura nacional y valores patrios. Siempre y cuando se desee tener el propósito de reconstruir una sociedad, considerando las querencias que se han presentado por los diversos grupos de interés y en función de la cultura chilena que la hace una nación pujante, luchadora y solidaria ante la adversidad desde su independencia.

 

Durante años se ha modelado un modelo de política económica fundamentada en el mercado, en un ámbito competitivo con economía abierta integrado al resto del mundo con acuerdos multilaterales y de libre comercio bilaterales. ¿La economía de mercado puede asegurar la equidad social? Por supuesto que sí, para lograrlo se requiere el compromiso social del respeto recíproco por todos los oficios y profesiones, y ser empáticos con la posición de los otros y focalizar al mercado como la entidad que optimiza la asignación de recursos en un ámbito eficiente, y no permitir las distorsiones como colusiones empresariales o laborales para beneficiar a algunos agentes en detrimento del resto de la sociedad, disminuyendo el bienestar general que se debe alcanzar.

 

El mercado no debe ser la meta en sí, sino un medio eficiente para lograr la equidad distributiva entre sus agentes económicos, cuyo rol de fiscalización del cumplimiento del buen funcionamiento depende de las diversas autoridades para lograr maximizar el bienestar de todos los participantes y cuando el mercado no puede resolverlo, le corresponde al Estado solucionarlo en forma eficiente y transparente. Si se han cometido errores, se debe rectificar para que no vuelvan a ocurrir, y esto implica un perfeccionamiento del modelo actual con los cambios legales requeridos que permita el crecimiento y el desarrollo de una nación que desea más equidad en los próximos años.

Marzo 09d el 2020.

Deja una respuesta