Actividad Recesiva

 

Desde que el Gobierno inició sus medidas preventivas para evitar el aumento de los contagios causados por el COVID 19, que incluye como factor fundamental el aislamiento social, y dado el comportamiento de las personas que continuaron visitando centros comerciales, restaurantes  durante el período que se habían suspendidos las clases, más el comportamiento socio cultural de aprovechar el feriado largo de semana santa, señala que los hábitos, costumbres y ritos culturales son más influyentes que la racionalidad humana.

El comportamiento de las personas ha conducido a restringir más los espacios de libertad de las personas como aplicaciones de las cuarentenas obligatorias en comunas donde el contagio ha sido en términos relativos superior a otras.

Todo lo anterior, entre otros factores, ha afectado la actividad económica nacional, especialmente el comercio, turismo, gastronomía, entretenimiento y recreación al aire libre o fuera del hogar, y en términos menores al sector industrial afectando significativamente el empleo. En el comercio, lo sectores menos afectados son las distribuidoras de alimentos y medicamentos. Esto conlleva a una contracción del consumo interno y además postergación de la inversión privada conduciendo a una disminución de la actividad económica nacional por los altos niveles de expansividad de contagios del COVID 19 tanto por pacientes sintomáticos como los que no sienten padecimiento alguno.

De acuerdo con el impacto internacional de los efectos de la pandemia, las consecuencias económicas en algunos países superarán a varios procesos recesivos anteriores. En Chile la depresión de los años 30 significó la caída del PIB del 23,2% en 1932, crisis de deuda externa 13,6% (1982), -0,7% crisis de Asia 2009 y la Subprime con -1,7% en 2009.

Las bolsas de valores han sido golpeadas por la incertidumbre y la especulación, sus valores han caído en un rango desde un 5,6% (China) hasta un 28,1% Brasil, Europa 20% y EE. UU. 13,7% durante este año. No obstante, en Chile se estima que la tasa del PIB caerá cercana al 4,5%, según el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central proyecta entre 1,5 a 2,5 % de disminución, pero las expectativas de recuperación para el año 2021 se estiman en un 5%, dependiendo del comportamiento de la pandemia a nivel internacional y local.

Mayo 03 del 2020

Deja una respuesta