Autonomía Constitucional del Banco Central

Dr. Héctor Varas, académico UNAP
La Constitución actual  establece la autonomía del Banco Central de Chile, según su artículo N° 108 señala “Existirá un organismo autónomo, con patrimonio propio, de carácter técnico, denominado Banco Central, cuya composición, organización, funciones y atribuciones determinará una ley orgánica constitucional”, además el artículo 109 delimita explícitamente las atribuciones de esta entidad, no permitiendo financiar al Estado, organismos de éste o empresas públicas, con excepción de caso de guerra o posibilidades de ella, que debe ser calificada por el Consejo de Seguridad Nacional.
Por otra parte, la Ley Orgánica del Banco Central, establece al Banco Central como la única entidad que tendrá la autoridad para regular la emisión del dinero circulante en la economía del país y el establecimiento de la paridad cambiaria de la moneda nacional con la de otros países. El establecimiento de esta norma se debió que, en varias décadas pasadas, que tanto la emisión del dinero como la fijación del tipo de cambio, fue mal usado para cumplir promesas demagógicas de diversos gobiernos de turnos. Se emitió dinero más allá de la capacidad de producción e importación de bienes y servicios existentes en el país, con la finalidad de financiar gasto público sin políticas tributarias o ingresos de empresa públicas, provocando un aumento de los precios, afectando el poder adquisitivo de la población, especialmente a las familias de menores ingresos, ejemplo de ello es el caso crítico de 1973 con una inflación del 605,1 % anual. En otras palabras, el aumento sostenido de los precios por emisión no razonable de dinero se traduce en un impuesto para las personas, causado por aquellos gobiernos que financiaron su gasto fiscal con emisiones excesivas de papel moneda más allá de las posibilidades productivas del país.
Por lo tanto, frente a la alternativa de un cambio constitucional, más allá de los derechos y obligaciones de las personas que podrían buscar los actores de grupos de intereses o políticos que tratan de promover un cambo constitucional, la autonomía del Banco Central es un factor clave para el bienestar de las personas, especialmente para los deudores en U.F., porque vela por la estabilidad de la moneda y el funcionamiento de los pagos internos y externos, siendo exitoso en el control de la inflación durante los años de independencia del resto de los poderes del Estado.
 Iquique, 28 de enero del 2020

Deja una respuesta