Situación Social Chilena en Reconstrucción

Este fin de semana ha sido complejo para el país, donde se ha manifestado la ciudadanía chilena de diversas formas, cuyos efectos han sido ampliamente difundidos por los medios de comunicación y las redes sociales. Una son las protestas por condiciones de carencia de equidad social y otra, para hacer uso de las oportunidades de la movilización social legítima para destruir bienes públicos, privados y para robar a centros comerciales de distintos tipos propietarios de cadena de supermercados, farmacias, pequeños y medianos empresarios e incluso de viviendas particulares.
El segundo, es solo un acto delictual, que es repudiado por las personas que desean mantener un estado de derecho en democracia, debería ser rechazado ampliamente, si desean conservar el dialogo y enfrentar las necesidades sociales que Chile enfrenta, y para ello, se debe generar un programa de optimización de las políticas sociales que permita resolver en un itinerario en el tiempo, con compromisos concretos, que le da una carta de navegación dentro del contexto institucional y con acuerdo a los recursos existentes y posibles de generar en el futuro, imprescindible para generar confianzas.
Se debe reconocer que la libertad de una persona termina donde se inicia la libertad de su prójimo, y eso implica la regla de un mínimo moral que no se puede faltar, para lograr una sana convivencia, generar buenas definiciones de problemas, diagnósticos y encontrar soluciones realistas que rectifiquen las causas en forma duradera, y no con una afán populista y demagógico de escasa duración y con un sobre endeudamiento público.
Se debe buscar un equilibrio entre derechos y obligaciones, que hace año se presenta un desbalance, y eso implica rectificar el sistema judicial, respecto de las personas que cometen un delito sean sancionados y penalizados como debe ser, para evitar el robo, el hurto, actos terroristas la corrupción, el tráfico de influencias, formación de carteles para manipular precios que deterioran el bienestar de la sociedad.
Revisar nuevamente, todas las políticas sociales de salud, las listas de esperas, implementar la tecnología en telemedicina, evaluar la posibilidad de subsidios a la energía para la tercera edad y pacientes  eléctrico dependientes dado que su costo se asocia al tipo de cambio y al valor de los combustibles, controlar la relación de precios laboratorio químicos farmacéuticos y farmacias, ISAPRES y evitar posibles explotaciones oligopólicas a los consumidores, entre otras medidas que la sociedad chilena espera.

Deja una respuesta