Aprendizaje Organizacional en MIPYMES

Las empresas de menor tamaño como PYMES o microempresas dedican gran parte de su tiempo en la ejecución de las actividades para lograr excedentes económicos con el fin de mantener su viabilidad económica, confiando en la gestión de sus propietarios o empleados desde un punto de vista más personal que organizacional.
Si bien en la gestión de este tipo de empresas pueden existir hechos que evidencien planificación, programación, organización y control, es relevante consultarse cuánto de todas estas actividades están siendo aprendidas por la organización empresarial en forma sistémica, colectiva y ordenada que asegure que cualquier ejecutivo de la empresa tenga acceso al conocimiento logrado de las experiencias vividas en el transcurso del tiempo de vida de la empresa.
Por lo general, el conocimiento y la experiencia empresarial queda radicada en las personas o colaboradores de la empresa, sin ser traspasados en forma íntegra a la organización, donde podrían existir factores claves que pueden incidir como causas reiteradas en errores de administración reiterativos, aumentando la potencialidad pérdidas de las empresas en sus actividades cotidianas.
Por otra parte, al no existir sistemas de procedimientos y de archivos adecuados para conservar los registros relevantes en la gestión empresarial, el éxodo o la emigración de recursos humanos claves de la empresa puede impactar en la capacidad de gestión de la compañía, especialmente en aquellas relaciones funcionales con sus principales grupos de interés como clientes, proveedores, competidores, entre otros.
Sería muy distinto si la empresa gestionara en sus sistemas de información el desarrollo de su memoria organizacional, tales como: comportamiento de clientes, evaluación de proveedores, calificación de desempeño de empleados, pruebas y error en sistemas de producción o de servicios;  de tal forma, que los empleados claves y debidamente autorizados puedan acceder a la información histórica relevante con la finalidad de optimizar la gestión empresarial en función de la experiencia lograda en el pasado, frente a los desafíos que se deben enfrentar tanto en el presente como en el futuro.
Actualmente, las tecnologías de la Información ofrecen la oportunidad que facilita el aprendizaje organizacional de la empresa si gestiona su memoria empresarial y permite el acceso a sus empleados y ejecutivos con los protocolos adecuados.

Deja una respuesta