Riesgo potencial de aluviones, Iquique, Tarapacá, Chile

Este sábado 09 de febrero la mayor parte de los iquiqueños y hospicianos se vieron asombrado por el inicio de una llovizna que tuvo como resultado una lluvia de 12,8 milímetros en tres horas, lo que realmente representa la lluvia de diez años. La mayor parte de las viviendas que están diseñadas para lluvias tenues, se vieron colapsadas al gran flujo de agua caído en comparación a la capacidad evacuación anegándose gran parte de ellas.
Cabe preguntarse, si este es un fenómeno climático esporádico ocasionado por la corriente del niño más los efectos del calentamiento global, que volverá en decenas de años más, o será parte de ocurrencias más frecuentes que obligará a los residentes  tener una mayor precaución tanto en el diseño, construcción y mantenimiento de las viviendas e inmuebles con otros fines, especialmente las que han sido construidas sobre arenas, dado que gran volumen de agua pueden provocar socavones y el derrumbe de construcciones, obstrucciones en el sistema recolección de aguas servida, calles anegadas.
A lo anterior, se agrega como dificultad los vehículos que circulan a alta velocidad produciendo esparcimientos de aguas causando que las viviendas que están a un menor nivel de la calzada se inunden por los antejardines y las puertas de entrada, aumentado los daños, lo que se acrecientan por la pendiente de la ciudad desde cerro a mar. La ciudad no posee un sistema de recolectores de aguas lluvias, que no ha sido necesario implementar tal vez por las escasas lluvias que ha tenido históricamente la zona.
Existe el riesgo de aluviones, no se debe olvidar los 20 mm caídos en dos días de julio de 1940, complementado recientemente con el de Alto Patache del 9 de agosto del 2015 con una lluvia de 51,6 mm en 6 horas, superando el umbral de infiltración causando aluviones en quebradas aledañas.
Las ciudades de Alto Hospicio e Iquique no poseen la infraestructura adecuada de muros aluvionales para las quebradas Esmeralda, Zofri, Seca, Santa Rosa y Pampa Los Molles, que fueron propuestos por el MOP el año 2016 con un presupuesto de $ 5.000 millones, proyecto que consiste en 10 muros entre 2 y 9 metros. Al menos, si se carece de estas obras se sugiere implementar un sistema electrónico de alarmas para alertar a la población y definir las áreas de mayor riesgo para que las personas se puedan poner a salvo.

Deja una respuesta