Desafíos de innovación

Durante las últimas semanas surgió en redes sociales, a partir de una columna de opinión de un periodista en un diario de circulación nacional, la discusión acerca de la carencia de innovación de los empresarios chilenos para agregar valor a los productos que Chile produce, y se comparaba con países desarrollados como Finlandia específicamente, señalándose que los grandes empresarios son exportadores de materias primas y poco innovadores.
Cuando se compara la capacidad productiva y de innovación tecnológica, entre países desarrollado y Chile, debe tenerse en consideración los siguientes factores:
Las economías desarrolladas son intensivas más en bienes de capital que en trabajo, esto implica que la mano de obra es más escasa siendo más remunerada que el mismo capital por que ésta tiene una alta productividad. En cambio, en países en vías de desarrollo como Chile, ocurre todo lo contrario, el trabajo sobreabunda con respecto al capital, y por este motivo la mano de obra percibe ingresos más reducidos por labores equivalentes respecto de países desarrollados, porque es menos productiva; y a su vez, los bienes de capital reciben una renta alta por su escasez.
Por la alta productividad existente en países desarrollados, tanto el capital como el trabajo, pueden pagar altos porcentajes de impuestos. En cambio, la capacidad de pagar impuestos en Chile es menor, porque existe una menor productividad del trabajo siendo menos remunerado y el capital es mayormente gravado porque posee un alto rendimiento más alto por su escasez, dado que recibe mayor renta.
La especialización productiva de Chile y su capacidad de intercambio con el resto del mundo, desde su apertura económica, se fundamentó en sus capacidades productivas, en su intensidad de cantidad del factor trabajo superior al capital, para explotar los recursos naturales existentes, tanto renovables como no renovables, aumentando gradualmente los productos manufacturados y los servicios, pero sustentado en sus verdaderas capacidades de innovación para competir en el comercio internacional. 

El proceso de innovación en Chile, para que continué siendo exitoso, debe continuar desarrollándose en función de lograr aumentar la productividad del trabajo, que es un desafío para el sistema educativo chileno y lograr una mayor eficiencia del uso del capital existente, tanto para la producción de bienes como en la prestación de servicios.
Escrito el 14 de noviembre de 2018 por Dr. Héctor  Varas M.

Deja una respuesta